Close
Stories
Las pandemias más letales de la historia
Las pandemias más letales de la historia

Investigadores del MIT desarrolan un método para remover CO2 de los océanos

Investigadores del MIT desarrollaron un método para poder remover el dióxido de carbono del agua de los océanos y revertir su acidificación.

Ricardo Justo  ·  febrero 22, 2023
views 244  views
tiempo 3 minutos
Actualización: marzo 6, 2023 - 02:56 pm
Investigadores del MIT desarrolan un método para remover CO2 de los océanos
Los uinvestigadores del MIT están investigando este método para remover el dióxido de carbono del agua de los océanos, el cuál, dicen, sería más económico a otros que se han planteado antes. | Foto: Pixabay.

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT por sus siglas en inglés) desarrollo un método para poder capturar el dióxido de carbono presente en los océanos y que es la causante de su acidificación. La investigación fue publicada esta semana en el diario especializado Energy and Environmental Science.

De acuerdo con lo que describe La Jornada, en este proceso se emplean electrones reactivos con el fin de liberar protones a las celdas de agua de mar, lo que conduce a la liberación del dióxido de carbono disuelto en el líquido. Primero se acidifica para convertir los bicarbonatos inorgánicos disueltos en dióxido de carbono molecular, el cuál es recolectado como un gas mediante aspiración.

Posteriormente el agua se alimenta de otro grupo de celdas con un voltaje revertido, para recuperar los protones y regresar la acidez del agua a alcalina, antes de devolverla al océano.

Al respecto de este proceso, Alan Hatton, profesor de ingeniería química del MIT afirmó: “queríamos evitar la necesidad de introducir químicos a las celdas medias del ánodo y cátodo para no usar membranas en la medida de lo posible”.

Este método desarrollado por los investigadores del MIT es diferente de otros en los que para remover el dióxido de carbono es necesario aplicar un voltaje a una pila de membranas para acidificar la corriente de alimentación a partir de la división del agua. Este proceso convierte los bicarbonatos en moléculas de dióxido de carbono que luego pueden ser removidas por aspiración.

Sobre este proceso Hatton comentó que las membranas son costosas, y se requieren químicos para conducir las reacciones generales a cada extremo de la pila, lo que conlleva un aumento de gastos y la complejidad del proceso.

Y es por eso que a el equipo de investigadores se les ocurrió un proceso reversible a partir de celdas electroquímicas libres de esos elementos.

El proceso, de acuerdo con La Jornada, de retirar el dióxido de carbono y reinyectar el agua alcalina empezaría a revertir, lentamente al menos de forma local, la acidificación de los océanos, que justamente fue provocada por el aumento de ese compuesto en el agua.

El diario mexicano indica que la reintroducción del agua alcalina podría hacerse a través de salidas dispersas o lejos de la costa, ya que con esto se evitaría hacer un daño a los ecosistemas, poniendo en riesgo arrecifes de coral y otras formas de vida marina.

La idea principal, señala el medio, sería emparejar los sistemas con infraestructuras existentes que ya están procesando el agua de mar, siendo el retiro de dióxido de carbono un simple aditamiento a procesos ya existentes que regresan grandes cantidades al océano.

Este proceso también podría ser implementado en barcos, los cuales procesarían el agua mientras realizan sus travesías. Esto con el objetivo de mitigar el aporte de dióxido de carbono que hace el transporte marítimo al ambiente.

De acuerdo con los investigadores este proceso todavía no está en su fase final ya que aún piensan hacerle mejoras, como el mejorar el paso de tener que retirar el dióxido de carbono del agua mediante aspiración.

Otro de los temas en los que se encuentran trabajando es investigar estrategias de operación para prevenir la precipitación de minerales que puedan contaminar los electrodos en la alcanización de la celda.

El equipo espera que este proceso pueda estar listo para una demostración práctica dentro de dos años.

Fuente: La Jornada.

Up site