Close
Stories
Las pandemias más letales de la historia
Las pandemias más letales de la historia

Cofece alerta sobre ley que daría contratos sin licitar para refinería en Tabasco

Una reforma a la Ley de Obras Públicas en Tabasco permitiría otorgar contratos para la construcción de una nueva refinería sin licitación, lo que contraviene los principios de competencia asentados en la Constitución, advirtió el órgano antimonopolio.

Laiyka Staff  ·  octubre 15, 2018
views 14  views
tiempo 3 mins
Actualización: diciembre 1, 2018 - 07:02 pm
Cofece alerta sobre ley que daría contratos sin licitar para refinería en Tabasco
Foto: Cofece.

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) pidió al gobierno de Tabasco devolver al congreso local un decreto de ley que permite otorgar directamente contratos de obra pública sin licitaciones, la cual “violenta los principios constitucionales de libre competencia”

 

¿Por qué importa? Porque el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador planea construir una refinería en Tabasco y el Congreso, con mayoría del partido político Morena, aprobó modificaciones a la Ley de Obras Públicas, lo que puede afectar la transparencia en contratos de obra pública y su eficiencia.

La Cofece indicó en un comunicado que la reforma aprobada por el congreso estatal el pasado 26 de septiembre, amplía sin fundamentación objetiva el margen de discrecionalidad de la autoridad en la asignación de contratos, al extender los supuestos de excepción a la licitación pública y la adjudicación directa de contratos, con los consecuentes riesgos en el debido ejercicio del presupuesto público.

Los cambios a los que se refiere el ente antimonopolio están en el Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas y de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Prestación de Servicios de Tabasco.

El Congreso de Tabasco aprobó esta ley argumentando que el gobierno estatal debe ser coadyuvante con el gobierno federal, “generando todas las condiciones a su alcance que permitan el rápido desarrollo y establecimiento de la refinería.”

Sin embargo, la Cofece considera que este argumento no tiene sustento y no justifica cómo eliminando los concursos públicos se logra más rápido el desarrollo de proyectos energéticos.

“En proyectos de magnitud relevante (por su costo, complejidad técnica e impacto social, entre otros) donde, con mayor razón, es necesario optar por la licitación pública como medio idóneo a fin de asegurar las mejores condiciones de contratación para las dependencias y entidades públicas. Este factor pesa mucho más que cualquier consideración de tiempos o procesos administrativos que pudieran obviarse o reducirse a través de otras formas de contratación, pues se corre el riesgo de pagar sobreprecios de bienes, servicios u obras cuya calidad podría resultar cuestionable”, agregó la Cofece.

El organismo autónomo envió su opinión al gobernador de Tabasco, Arturo Núñez (PRD), y le pidió regresar al Congreso del estado el decreto y revisar sus planteamientos.

El contexto.  Durante su campaña presidencial, Andrés Manuel López Obrador prometió construir hasta dos nuevas refinerías para aumentar la producción del país. Una de estas instalaciones se construiría en el Puerto Dos Bocas, municipio de Paraíso, en su estado natal de Tabasco.

El gobierno de Enrique Peña Nieto realizó una reforma al sector energético que abrió la competencia en el segmento de petrolíferos, reduciendo los subsidios a los combustibles para que más participantes privados invirtieran en el mercado.

Por el declive en producción nacional de combustibles y el aumento de importaciones, el precio de la gasolina y diésel ha aumentado desde 2017, por lo que la propuesta de aumentar la producción local con nuevas refinerías tiene aceptación en gran parte de los seguidores del político tabasqueño y próximo presidente de la República.

Sin embargo, los costos de construcción de una refinería, que sería operada por la estatal Pemex, comprometería las delicadas finanzas de la compañía, que tuvo que ser intervenida por el gobierno federal en 2016 con una inyección de liquidez y reestructuración de su deuda.

“Aparentemente, la nueva administración planea construir dos nuevas refinerías con una capacidad de producción de 300,000 barriles por día o una refinería con el doble de tamaño, por un total de 6,000 millones de dólares. Sin embargo, los sobrecostos son comunes y nuevas refinerías pueden terminar costando múltiples veces el monto original presupuestado”, dijo la calificadora Moody’s en un comunicado en julio pasado.

La agencia calificadora estuvo a punto de quitarle la nota de grado de inversión a Pemex en 2016 por sus problemas financieros.

No obstante, López Obrador reiteró que se construirá la refinería de Tabasco. “Contra viento y marea, la refinería va”, indicó López Obrador el pasado 14 de octubre en un evento en Villahermosa, Tabasco.