Beach House: el claroscuro del “dream pop”

| 7 junio, 2018
Beach House: el claroscuro del “dream pop”

Beach House presenta 7, el séptimo álbum discográfico del dúo de Baltimore.

Beach House Nos han brindado 7 álbumes a lo largo de su carrera (más de 12 años ya); y en 7 álbumes aún no alcanzamos a concebir todo el talento que estos chicos pueden ofrecer a la escena musical actual.

Sencillamente nombrado, “7” es el material más reciente que nos presenta Beach House, que ya esperábamos desde los primeros meses del año y que nos revelaron una pizca de lo que era a continuación el “7” .“Lemon Glow” y  “Dive” fueron los primeros sencillos que se lanzaron y rápidamente lograron despertar el interés de los fans.

Sub Pop es el encargado de traernos este disco y, como ya sabemos, el tan afamado sello tiene bajo su cobijo artistas que simplemente llegan a hacer historia, no está demás recordar que Nirvana o Soundgarden pasaron por sus filas. Actualmente trabajan con Fleet Foxes (uno de los favoritos), Father John Misty, The Shins, y Band of Horses entre otros. Y es que Sub Pop no dejó pasar la oportunidad de que Beach House se les fuera de las manos; y a partir del tercer álbum (Teen Dream) no les quitó la vista de encima.

Con una atmósfera un tanto oscura, pero a la vez que puede ser entrañable, la voz de Victoria Legrand nos acompaña durante momentos de nostalgia y de chispeante claridad emocional de esta séptima entrega. Dark Spring es el perfecto ejemplo de esa combinación de claroscuros musicales de los que se compone este disco.

También tenemos otras piezas que muestran el sello característico de los de Baltimore y que han conquistado nuestros oídos;  Lose your smile nos recuerda aquellos primeros acercamientos a la banda, en donde la melancolía era musicalizada y con la cual nos identificábamos de una manera sutilmente hermosa. Woo también nos deleita con esos ritmos downtempo que son cautivadores desde el inicio. Mención especial merecen los ecos celestiales en L’Inconnue, un prodigioso ensamblaje.

Tal vez te interese |  La (eterna) adolescencia del periodismo musical en México

Todo el arte que acompaña al disco refleja el contraste infinito entre el blanco y el negro; pareciera mostrar la perfecta armonía entre la luz y la sombra, lo mismo entre la armonía en que conviven el teclado y la guitarra de Victoria Legrand y Alex Scally. Cabe destacar la batería de James Barone, asume un valor adicional, nos deja una ilusión de ser el elemento cohesivo en este 7.

Aunque ellos no consideran que su música sea parte del llamado “Dream pop”, tal pareciera que se empeñan en demostrar lo contrario; porque no hay adjetivo que describiría tan bien al cúmulo de sensaciones auditivas que logran enmarcar en su trabajo. Y es que puede gustar a seguidores del rock y de la escena Indie, además de notarse cierta influencia del “Shoegaze”, sin dejar de ser música de ensueño.

Sin duda alguna, el 7 de Beach House se perfila fácilmente para ser uno de los mejores discos del año.

Comentarios

Comments