Close
Stories
Las pandemias más letales de la historia
Las pandemias más letales de la historia

Desarrollan un “plástico vivo” capaz de autodestruirse

Investigadores desarrollaron un nuevo plástico que es capaz de biodegradarse. Uno de sus componentes son esporas bacterianas.

Ricardo Justo  ·  abril 30, 2024
views 26  views
tiempo 2 minutos
Actualización: mayo 2, 2024 - 07:46 pm
Desarrollan un “plástico vivo” capaz de autodestruirse
Foto de referencia; El material está compuesto de esporas bacterianas de una cepa de "Bacillus subtilis". | Foto: Pixabay.

Este “plástico vivo“, como lo definen los científicos en un estudio recogido este 30 de abril en la revista Nature Comunications es un material de poliuretano termoplástico blando que puede ser usado de forma comercial para fabricar calzado, alfombrillas, cojines o espuma con memoria.

En sí, este material está compuesto de esporas bacterianas de una cepa de “Bacillus subtilis“, una bacteria que es común en el suelo y que al exponerse a los nutrientes presentes en el compost, germina y descompone este material plástico al final de su ciclo de vida. Algo que, según John Pokorski, profesor de Nanoingeniería de la Universidad de California en San Diego, uno de los autores del estudio, es una propiedad inherente de las bacterias.

El uso de esporas bacterianas fue debido a su resistencia a las duras condiciones ambientales y a diferencia de las esporas fúngicas, que cumplen una función reproductora, las esporas bacterianas poseen un escudo protector que permite a las bacterias sobrevivir a un estado vegetativo.

Para fabricar este nuevo plástico los investigadores introdujeron las esporas de “Bacillus subtilis” y gránulos de poliuretano termoplástico en una máquina de prensado donde ambos materiales se mezclaron y fundieron a una temperatura de 135 grados Celsius.

Posteriormente evaluaron su biodegradabilidad colocándolo sobre restos de compost biológicamente activos y estériles a 37 grados Celsius, con una humedad relativa de un 44 al 55 por ciento.

Resultando que el agua y los nutrientes del compost desencadenaron la germinación de las esporas dentro del plástico, que a los cinco meses de ser depositado ya se había biodegradado en el 90 por ciento.

En un comunicado Pokorski refirió que: “lo más probable es que la mayoría de estos plásticos no acaben en instalaciones de compostaje ricas en microbios. Así que esta capacidad de autodegradarse en un entorno sin microbios adicionales hace que nuestra tecnología sea aún más viable”.

Y aunque pudiera sonar prometedor este nuevo desarrollo los investigadores reconocen que aún no han estudiado los restos del material degradado, aunque creen que la espora bacteriana persistente en el mismo “sería inofensiva”. Esto debido a que el “Bacillus subtilis” es una cepa utilizada en probióticos y em general se considera inocua para humanos, animales e incluso beneficiosa para la salud de las plantas.

Es de señalar que en este estudio las esporas bacterianas fueron modificadas para soportar las altas temperaturas necesarias para la producción de polímeros según explicó Adam Fesit, otro de los autores y profesor de la misma institución.

DW refiere que aunque el estudio actual se centra en la producción de pequeñas cantidades de este nuevo material, a fin de ver su viabilidad, los investigadores están trabajando en la optimización del proceso a fin de tener una producción de él a escala industrial.

Fuente: DW.

Up site